viernes, 24 de noviembre de 2017

Aquí seguimos


Conviviendo con los madrugones, con la famosa boina madrileña de polución que es nuestro rocío de mañana, con nuestro compañero de piso que siempre canturrea y parece un dibujo animado de 40 tacos, con las visitas que tanto nos alegran la terraza y el alma, el cansancio entre semana y bálsamo de dormir acompañados, el frío de Madrid que nunca es frío del todo por el sol que tanto calienta, y el algoritmo de Spotify que últimamente sólo acierta. La vida moderna puede ser un infierno con su falta de tiempo, sus tristes tuppers de oficina , los eternos viajes en el cercanias, su estrés de nunca poder desconectar del todo por culpa de internet,  pero a veces te regala perlas como ésta. ¡Y es viernes!¡Estoy contenta! Y Victor vuelve a casa











sábado, 21 de octubre de 2017

Tan feliz, tan despreciable



Pasa el otoño en Madrid entre los 20 o 30 grados de temperatura, estirando un verano perezoso sin certezas, lleno de suspense y despreocupación. No sabía cómo continuar, sólo tenía algo decidido ; quería volver a Madrid. Y aquí estamos, en el Rastro cerca de esa estatua de Cascorro, con una terraza abierta de Madrid al cielo y su contaminación y su sol mañanero tan reconfortante. "Una ciudad invivible, pero insustituible". Encontramos la estabilidad económica, aunque ya se sabe que eso de la estabilidad es una ficción para ayudarnos a vivir más tranquilos (y aburridos). Ambos tenemos ingresos y ambos hemos tomado una elección entre dos opciones que no sabemos si es la más correcta (vida cuántica ¿para cuando?). Ya lo veremos. Por ahora estamos donde queremos estar.

Todo está por hacer, por relatar y por inventar. Al menos la imaginación se infla, aquí, ahora.





viernes, 22 de septiembre de 2017

Silencio


Estos días de vísperas, previos a una nueva etapa, un nuevo trabajo, una ya no tan nueva ciudad, algunos en horas laborales nos sentimos como adolescentes de 15 años haciendo pellas en el instituto,  con un sentimiento raro enredado con la culpabilidad. Tiempo libre por delante para disfrutarlo a placer.

Vivo cerca del Pagasarri, el monte más famoso de Bilbao y la verdad que es un lujo que he empezado a apreciar ahora. Con tanto ruido en la ciudad, en las redes sociales, en mis tripas nerviosas y en los medios de comunicación (Referéndum is coming) escaparte al monte es un viaje en el espacio y tiempo. En el Pagasarri todo el mundo se saluda. Da igual que vayan en bici, con cascos o en manada. Debe ser que cuando tenía 6 años, recién llegada de Barcelona, esto ya me chocó (y eso que venia de un pueblo). ¿Por que se saludan si no se conocían?

El Pagasarri tiene el poder de dar la sensación aún de poder escapar de los caminos inescrutables de la masificación . Por suerte aún no esta de moda y son mayoría los que prefieren ejercitarse en el gimnasio. Maravilla. Es una maravilla. Poder sudar y hacer ejercicio en silencio entre cabras, vacas, ciempiés y babosas. Un cobijo de paz, incluso con una sensación especial de protección. Los que subimos a este oasis pertenecemos a una comunidad sólo por ese -Aupa! que nos decimos en el camino.

"Nada más valioso hoy en día y elegante que dar un instante de silencio"
Y tanto.

lunes, 17 de julio de 2017

Inmovilidad frenética

Así, mientras en la modernidad clásica la aceleración conservaba todavía cierto potencial liberador, y los cambios eran dirigidos en un sentido de progreso que posibilitaba narraciones de crecimiento, en la modernidad tardía la dinámica aceleradora se torna esclavizadora: sus movimientos no toman ya un rumbo más o menos fijo orientado a futuribles pensados como deseables, sino que se experimentan como cambios aleatorios, deshilvanados, frenéticos, a saber, como un auténtico going nowhere fast. 


Leyendo "Cronometrados" de Simon Garfield he descubierto un montón de curiosidades sobre el tiempo, desde el porqué de la duración de los cds (74 min.), el origen del concepto de melancolía entonces vista como una terrible enfermedad, el inicio de nuestra obsesión por el tiempo a raíz de los trenes y el nacimiento con ellos de una nueva conciencia de él en nuestras vidas, que los Inuit no conocen el tiempo como concepto en su idioma, confirmar con varios ejemplos que la  vida es corta pero arte duradero y sobretodo la importancia del sentido en todo lo que hacemos. La necesidad de una  narrativa para entender y entendernos. Contar historias.

Esa falta de sentido en TODO, ese frenesí sin dirección, sin horizonte nos lleva a la Inmovilidad frenética; así lo denomina el sociólogo Hartmut Rosa. "Cuanto más tiempo vivimos, menos tiempo tenemos". Por suerte no siempre es así. Yo cada vez encuentro más sentidos antes escondidos . Y tiempo.

Doesn't have a point of view,
Knows not where he's going to,
Isn't he a bit like you and me?



viernes, 7 de julio de 2017

Déjese querer por una loca 2


"Se presentó como un poco loca, y quizá lo estuviese, pero a mí los locos me parecen una compañía estupenda, siempre que su locura sea social y no homicida." 


Esto lo escribía Sergio del Molino en el artículo que ya compartí aquí intuyendo que esa loca bien podría ser yo misma . Y así ha sido. 

Fue ayer. Cuando en Madrid no llovía sino que diluviaba (muchos son los que dicen que Madrid no sabe llover). Serían las 10:15 y yo sin paraguas caminaba dirección al metro ya que me esperaba en Mendez Álvaro mi flamante carruaje con mi chofer de Bla Bla Car para llevarme de vuelta a Bilbao. Dos días antes había cruzado la península en diagonal para ver a mi querido Paco, Pacorro o Párroco. Cumplía 25 años. Le regalé un bonsai del que no me separé en los más de 728 kilómetros que atravesamos juntos Y ya en Madrid centro peninsular, en el viaje de vuelta, la ciudad también ejercía en mí de epicentro de mi futuro laboral, vital, amoroso y qué se yo qué más. En esas estaba yo, en un momento clave, con el ánimo regular y el cuerpo dejándose llevar península arriba y abajo . Me sentía poseída por la canción de Cecilia "Andar"  Quiero ser peregrino de los caminos de España na na naaa 

En estos viajes en bus y Bla Bla Car llevé como lectura un único libro; "Fuera de lugar" de Amador Fernando-Savater. El culpable de "Ética para Amador" y un desconocido para mi hasta que un día me sentí fuera de lugar en mi trabajo cuando empezaron a hablar de este chico como posible mentor de Fuencarral Experimenta. Tiene gracia que el libro se titule como la situación que me hizo llegar a él e investigarlo. 

Me estoy enrollando demasiado. Y todo para decir que al verle en la calle con su paraguas plegable de colores le paré sin pensármelo 2 veces. Yo que soy un poco loca pero muy muy pero muy cortada con las personas que admiro. Supongo que tengo miedo a caerles mal. Pero este caso fue una excepción y algo instintivo. Resultó un tipo simpático con el que cruce varias impresiones y tuve la suerte de llevarme el libro dedicado con algunas gotas de esa furiosa lluvia madrileña. Espero que sirvan para limpiar y depurar un poco la ciudad, las ideas y mi vida.  Ojalá que como dice en la dedicatoria, logre entender algo de todo este lío...



Por cierto. También es bastante curioso que ambos, Sergio del Molino y Amador Savater ¡se parezcan tanto fisicamente!


martes, 6 de junio de 2017

Sentimental mood

La importancia de no entenderlo todo


"Personas que como yo, para llegar a alguna parte siempre necesitan estar empezando" - Grace Paley

Hay que leerla. La política no puede dejarse solo en boca de los políticos. Cierras el libro queriendo parecerte a ella, a la feminista que amaba a los hombres, y que decía con sorna: “Las mujeres han comprado libros escritos por hombres desde siempre, y se dieron cuenta de que no eran acerca de ellas. Pero continuaron haciéndolo con gran interés porque era como leer acerca de un país extranjero. Los hombres nunca han devuelto la cortesía”.

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/12/09/actualidad/1481293431_617270.html


sábado, 3 de junio de 2017

¿Qué quiere decir que pase algo?


En el día a día de nuestras vidas personales y colectivas todos hemos podido experimentar aquella sensación tan desasosegante de que hacemos muchas cosas, que hay mucha actividad, incluso demasiada, pero que no pasa nada.
"Por favor, que pase algo...", nos decimos muchas veces en voz baja, como susurrando una oración, esperando la salvación de un acontecimiento real que interrumpa el movimiento sin fin de un mundo inútilmente hiperactivo. Siguiendo con las reflexiones de Baudrillard, el mismo filósofo que ah dedicado tantos escritos a pensar el simulacro como si forma dominante de experiencia en el mundo contemporáneo, podríamos decir que el acontecimiento hace que pase algo cuando es irreversible. Por decirlo en una imagen: cuando la tecla "deshacer" o "borrar" ya no se puede pulsar.

En el mundo mediático, un titular borra el siguiente como en nuestros teléfonos una conversación de mensajes borrada cancela, sin dejar rastro, un amor o una amistad. Todo puede deshacerse, todo puede borrarse, la pantalla siempre puede volver a quedar limpia. "Respetar", lo llaman algunos. Pero la vida no es la pantalla de un videojuego, no se respeta. Cambia, se desplaza, abre nuevos caminos y cierra otros para siempre y, eso si, cada segundo, ,sin pausa, envejece. Quizás este acontecimiento, envejecer y morir, sea el único hecho al que estamos ligados de manera inevitable, la única ir reversibilidad que nos persigue por muchas pantallas que nos protejan. Por eso hemos construido toda una cultura  basada en la negación de la vejez y de la muerte. No soportamos la ir reversibilidad y a la vez la deseamos desesperadamente.

Pero sin tenernos que proyectar en la ir reversibilidad última y final, la de la muerte,  que pase algo a lo largo de la vida tiene que ver con 3 potencialidades creativas: la de abrir ( abrir posibilidades de vida que antes no existían), la de significar (producir significados nuevos o diferentes) y la de decidir ( tomar una posición que no dejará las cosas tal y como estaban). Abrir, significar y decidir son 3  caras de la irreversabilidad, 3 maneras de hacer que pasen cosas en nuestra vida personal y colectiva, privada y política, que rompan , por fin, el asfixiante poder del simulacro.


martes, 14 de marzo de 2017

Experimenta Distrito


Todo empezó a rodar gracias a la obra "Incendios". Nuria Espert me dio alas y orientación. Encadenando muchas casualidades, carambolas y paradojas con los sentidos a flor de piel, el caso es que he vuelto a Madrid por trabajo. Un trabajo hecho a medida para mi. Será breve pero intenso y quien sabe cual será el siguiente paso. Quien me dice que no vuelva al ostracismo hipnótico del que venía... Por eso intentaré sacar todo el jugo y refrescarme al máximo el día a día.
























viernes, 10 de febrero de 2017

Amor Fati

No conocía esta expresión. Lo habitual habría sido descubrirla en algún artículo de los de Juan Manuel de Prada, pero apareció mientras leía "El aroma del tiempo" de Byung-Chul Han.

Frase latina que viene a expresar amor al destino. Pero un destino no entendido como una imposición, algo por lo que debes dejar arrastrarte y resignarte. No. Se trata de un amor a ese destino que nosotros mismos forjamos dentro de los límites del azar. Y también entendiendo el azar como una suerte de juego en el que a veces se gana y otras se pierde, pero del que se disfruta.

Según Nietzche amor fati es como amar a alguien que nos hace dudar.

Este videoclip no sé si intencionadamente, lo muestra a modo de viaje. Si estas bien orientado el azar elaborará su trabajo y el tuyo será hacer de cada idea y cada imagen , a la manera de Proust, un lugar privilegiado.

Algo como ésto:

jueves, 2 de febrero de 2017

Déjese querer por una loca

Artículo delicioso del escritor Sergio del Molino . Esa loca podría ser yo.

Si el otro día me explayé sobre un programa de libros que crea desafección cultural, hoy quiero escribir sobre una mujer que hace justo lo contrario que aquel espacio: demostrar que la literatura está viva y vibra.Se presentó como un poco loca, y quizá lo estuviese, pero a mí los locos me parecen una compañía estupenda, siempre que su locura sea social y no homicida. Incluso cuando es homicida, si no intentan matarme a mí o matan a quien me parece a mí bien. Vino con una amiga hasta la Universidad Autónoma de Barcelona, donde yo daba un seminario a unos doctorandos de historia. Quizá no lo sepan, pero la Autónoma está lejísimos. Demasiado lejos, en cualquier caso, para ver a un escritorucho como yo en un seminario semiclandestino sobre memoria, literatura e historia. Aguantó casi toda la sesión y aun repitió por la tarde, ya en Barcelona, donde tenía un encuentro más mainstream en una librería. ¿Qué querrá esta mujer de mí?, me preguntaba. Porque no puedo interesar tanto. Ni a mi propia pareja le intereso tanto. Ella no se traga dos intervenciones mías en el mismo día.
El caso es que me pidió los datos de contacto, y yo, que siempre deseé ser secuestrado a lo Misery (porque Stephen King estaba sublimando una fantasía muy común en mi gremio: si una admiradora no te encierra en un dormitorio, sientes que has fracasado), se lo di. A los pocos días me escribió para decirme que coordinaba un grupo de lectores que organizaba cenas con escritores. Leían un libro del autor y hacían una sesión en plan club de lectura en un restaurante de Barcelona. Me dio referencias de otros escritores que habían sido invitados antes que yo, con sus fes de vida correspondientes, y una vez hube comprobado (con cierta decepción) que todos esos escritores seguían respirando y en paradero conocido, dije sí.

Fue una noche estupenda, la verdad, así que convencí a un par de autores más para que se dejaran invitar. No te matan ni nada, les decía, pero a pesar de eso está muy bien, casi es mejor salir vivo y bien cenado. El asunto ha ido creciendo, ahora montan los saraos en hoteles y organizan también charlas con autores que les gustan, de los que editan algún dosier y hacen divulgación de sus obras. Lo que empezó siendo un club de lectura muy informal lleva camino de convertirse en una especie de ateneo, todo espontáneo, sin ayuda de ningún ayuntamiento, diputación o fundación. No lo hacen para desgravarse nada ni para crear responsabilidad social corporativa ni para presumir de mecenas ni para acumular méritos en una carrera académica ni para colocar sus manuscritos en una editorial. Lo hacen porque les gusta y les divierte, que es la mejor razón para hacer cualquier cosa, pero también la menos habitual. Por eso no es extraño que Silvia Valls, pues así se llama la ideóloga de todo, se me presentara como una loca.

Nos saben mimar muy bien, porque saben que los escritores somos niños egocéntricos a los que hay que dar caprichos y prestar atención. Cuando presenté mi último libro en Barcelona, se presentaron con un regalo, una botella de whisky buenísima que me fui bebiendo a su salud. Por eso, creo que va siendo hora de que las editoriales les mimen a ellas. Este es un mensaje para los editores que merodean por aquí: tengan deferencias con grupos como el de Silvia Valls. Son el núcleo duro de los lectores, los que se gastan fortunas en librerías, los que ya no tienen paredes en sus casas para tanto libro. Creo que habría que tratarlas como lo que son, lectores VIP.





BIG DATA, conviviendo con el algoritmo


Nunca ningún tiempo fue mejor que éste. Tan fascinante y lleno de posibilidades (de lo mejor y lo peor).

Me gustaba usar esa frase de Fernando Pessoa de que todos  somos excepciones a una regla que no existe. Pero hoy en día ésto puede cambiar. Los algoritmos están omnipresentes en nuestra vida cotidiana y nos delimitan el libre alberdío más de lo que creemos. Ofrecen soluciones sencillas y simples a grandes problemas. Nos simplifican matematicamente, evitan matices y excepciones para atajar y llegar a la máxima optimización empresarial , política e institucional. ¿Somos tan simples? ¿Nos podrán reducir a un algoritmo?¿Es el fin de la era de la intuición por la de la de los datos contrastados?

Este documental entra en todos estos detalles y se asoma a todo lo que se nos avecina. Tanta información nuestra; el nuevo petroleo de la 4 revolución industrial. Un petróleo que todavía no se sabe del todo refinar, aunque algunos se han adelantado y ya han sacado beneficio. Donald Trump es uno de ellos:

http://www.rtve.es/television/20170124/big-data-conviviendo-algoritmo/1478401.shtml

jueves, 26 de enero de 2017

La modernidad anhelada

¿Me pongo a leer o me pongo un podcast de la Cultureta? Bufff

Yo a las mañana cuando no consigo resolver el jeroglífico del Correo y el cerebrito de Paco lo caza al vuelo en el grupo de Whatsapp. Me agota.

Preparada para el escaner e impresión 3D de mi yo en miniatura

¿Me acercas el móvil?

Ansiedad líquida

¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? Ese licor de bellota te delata