martes, 8 de marzo de 2011

Teoría de lo que fue la mujer esteticista

La mujer esteticista la inventan sus retratistas, amigos y amantes, que establecen unas normas de conducta de las que sobresale una obligación: "la de ser bella". ¿Cómo lograrlo? "Prolongando la inmadurez... Para ser una adulta esteticista, debe seguir siendo una niña esteticista". Esbelta y no del todo desarrollada físicamente, la esteta es una mujer aniñada, o una niña precoz. Los artistas esteticistas buscan y plasman un ideal de mujer cuya juventud, suspendida eterna y efímeramente, es un espectáculo que sólo existe un momento.

Evidentemente, unas reglas estética tan irreales dan pie a toda clase de sátiras y caricaturas.

Pero ajenas a las burlas, las mujeres esteticistas leen los poemas de Charles Swinburne y emulan a sus musas. Túnicas, drapeados, mangas medievales, melenas onduladas, diademas y pulseras celtas, colores orientales, cuerpos andróginos y adolescentes; fotografias desenfocadas, arquitecturas evanescentes, luces de otros mundos y naturalismo urbano. Y también elitismo, arrogancia, ingenuidad,materialismo, tedio y decadencia.

Estos lemas-ideas vienen por la exposición en Londres "El culto a la belleza. Movimiento esteticista de 1860 a 1890" en el museo Victoria & Albert. Y que llegue precisamente ahora, significa que, de momento, el escapismo estético que se percibe en las tendencias de la moda y el arte tiene una razón de ser, que es la de siempre cuando la fealdad, la vulgaridad y la artificialidad lo han invadido prácticamente todo.